Un poco sobre mi, Bérgamo

Siamo Capitale Italiana della Cultura 2023

Los que seguís las lecturas de mi blog os habréis dado cuenta que generalmente abordo aspectos sociales, culturales y humanitarios. Y mediante diferentes expresiones textuales y literarias trato de plasmar la esencia de este blog, la pureza de la magia de la diversidad. Sin embargo, en escasas ocasiones he hablado de las experiencias que la rutina airea en mi vida cotidiana. O al menos no contadas de forma directa como así se plantea en esta entrada.

Sin seguir un orden cronológico, “bienestar y gratitud” son las palabras que desbordan en mi en este preciso instante y que me han motivado a verter mis vivencias en estas líneas. Al igual que el agua lo hace cuando el líquido ya desborda en el cuello de un envase y demanda otros depósitos. Todo ello surge a raíz de una odisea frenética: exámenes de la universidad, viajes de un lado a otro, estrés, tiempo de incertidumbre etc. Y a todo ello se añade un ingrediente determinante, mi Erasmus estaba a las puertas y no tenía nada preparado aún. Ahora que medianamente estoy establecido en mi nueva ciudad lo veo todo desde una perspectiva diferente. Y no consigo evitar una sonrisa al pensar en todo lo sucedido las últimas semanas, cuando incluso tenía pensamientos fugaces de renunciar a mi plaza Erasmus. Al fin y al cabo, ha sido un periodo que ha sacudido todo mi ser y ahora estoy empezando a sentir ese cosquilleo postetapa. Al igual que las agujetas se hacen notar en el cuerpo de un maratoniano el día después del evento y no justo después de la carrera. Y hablando de Maratón, espero compartiros próximamente mi experiencia en la Media Maratón de Bérgamo.

El día del viaje a mi nueva ciudad aún seguía con más dudas que cabos atados. Y recuerdo que horas antes del vuelo, haciendo espera mientras ya veía por la cristalera el avión, deslizaba el dedo en la pantalla de mi móvil saltado de noticia en noticia, escuchando música y viendo vídeos en YouTube. Precisamente en esta última plataforma me topé con el vídeo “16 Tips – como Dejar de Preocuparse // Dale Carnegie” del canal Un Poco Mejor. Media hora de escucha magistral y conciliadora, era un vídeo creado para mi y para ser escuchado en aquel preciso momento, destellos del destino. A los pocos minutos de guardar los auriculares en su estuche comencé a dejar soltar las cargas emocionales que portaba innecesariamente y eso que antes de la facturación hice una operación de parto de maleta in extremis. Desde entonces me permití disfrutar del instante, agradecer por la nueva oportunidad que me esperaba y tras unas respiraciones «made in Mindfulness» observaba con curiosidad la actividad de los viajeros. Sin darme cuenta la calma reinaba en mi y mi foco de atención se trasladó de las preocupaciones incongruentes a atender cada detalle que me rodeaba. Una de las frases que se me quedó tatuada tras ver el vídeo anteriormente mencionado, muy recomendable por cierto, es “ocúpate en vez de preocuparte”. Es esta una afirmación completamente cierta y que he podido experimentar en mi primera semana en Italia: en vez de dar tregua al libre pensamiento se debe de mantener la mente ocupada en otras tareas que nos hagan progresar, aunque sean simples tareas. En el vídeo se exponen ejemplos muy representativos.

Si la odisea previaje fue una tormenta cegadora sin rumbo y atemporal, los días posteriores al aterrizaje no fueron muy distintos. Es cierto que en ocasiones las preocupaciones de diferentes indoles retornaban a su sitio pidiéndome auxilio. Sin embargo, me dejé llevar por mi nueva ciudad, por sus calles y su encanto, su ritmo de vida, sus habitantes… ahora yo soy una de ellos. Y a pesar de que aún tenía muchos frentes abiertos a los que atender y las dudas iban en incremento, una cosa sí que tenía muy clara: estoy aquí para hacer cosas diferentes, y este mismo consejo también me lo dio un buen amigo antes de partir “busco lo incómodo”. No es que todo esté cambiando, simplemente que lo diferente invita a actuar en nuevos escenarios y conocer nuevas versiones de uno mismo.  

Gracias a Dios estas últimas semanas he aprendido una valiosa lección que engloba todas las circunstancias acontecidas recientemente: los momentos de dificultad son pasajeros, muchas de nuestras preocupaciones nos las inventamos y son vigorosas porque las pintamos con brocha gorda. Pero nada más lejos de la realidad, en mis pocos días en Bérgamo he conocido a gente maravillosa, precisamente de exponerme a mis miedos. He reído como nunca con mis panas de Málaga y hasta el momento en mi nueva ciudad he comido el mejor helado de mi vida. Simple pero gratificante. Se trata de exprimir cada experiencia, simplificar los retos y no aferrarse a nada como si no hubiera un mañana. El sol siempre aparecerá en el horizonte y todo quedará en una anécdota. 

Mayú Sidi

Laberinto

Por Mayú Sidi

En el cerco de la rendición, posa una paloma blanca.
Ilusionado por desamores, se consume un muchacho.
Ante un séquito siempre complacido, canta una reina infeliz.
¡Detengan ese carroza! Voy al poblado con ellos.

Entre lunares había nacido, no todas las melodías se patentan.
Entre la tensión de trincheras, grietas, la familia desprotegida.
¡Dele un beso en la frente, a mi esposa está epístola y diles que lo quiero!
Agoniza la ceniza, trajes y diamantes a merced de la agonía.

¡Tomates y calabacines, rosas y romeros! del poblado de Ramírez.
En la cúspide de la capilla, aleteo, el primer vuelo de la primavera.
En su pico la valentía, tras ella su protectora.
¿Un hijo más en la realza o uno de sangre pelegrina?

Sollozos de concordia y envidia, ¿quién pudiera mi reina?
Se entierran las trincheras, el corazón acelerado, desbordado.
Un sinfín de vaivenes, el laberinto permeable.
Amor y desventuras, dogmas y leyendas.
Desde los vuelos estratosféricos, el laberinto es definido.
Desde sus encrucijadas es un puzle que pinta el destino.

Teoría y pasión

Por Mayú Sidi

Un murmurar sin llantos, quejas del corazón.
Entre un mar de teorías,oleaje nocturno sin descansos.
Entre la fiel certeza y el amor ciego.
La eterna negativa.
¿Qué cura tiene este oleaje?
Que al amanecer suplica.

Un respiro, un instante. Caigo.
Análisis demacrados, sin poder partir. Sin rumbo.
Reprimido el corazón, ¡que baje, que baje!
¡Que baje! ese bendito discurso de su altar sin frutos.
Su lugar es el corazón, el refugio del entusiasmo.
Aquí, todo el oleaje muere por dulce pasión.

Staffan de Mistura, nuevo enviado de la ONU para el Sáhara Occidental

El nuevo enviado llega para aportar soluciones en un tablero de juego muy diferente al de años anteriores

Por Mayú Sidi

El pasado miércoles 6 de octubre el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres ha nombrado como nuevo enviado especial para el Sáhara Occidental al diplomático Staffan de Mistura. Dicho puesto estaba vacante desde mayo del año 2019 cuando el Horst Köhler renunció al puesto por razones personales. El Frente Polisario, represéntate de la población saharaui, ya había dado el visto bueno a Staffan de Mistura en abril del 2021 como nuevo enviado. Sin embargo, el régimen marroquí no había otorgado luz verde a dicha proposición hasta mediados del mes pasado.  

En el historial del diplomático Staffan destaca una notable trayectoria en la intervención en conflictos internaciones: Siria, Afganistán e Irak. A esta lista se suma ahora un nuevo reto para Staffan; el conflicto saharaui-marroquí. Las tareas pendientes por parte del nuevo enviado son el cumplimiento de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental) y el cumplimiento del Derecho Internacional que le ha sido privado al pueblo saharaui durante más 45 años.

No será fácil la tarea del nuevo enviado ya que se enfrenta a un panorama delicado debido a los diversos intereses que impiden la autodeterminación del Sáhara Occidental. El factor más importante de estos intereses es el tira y afloja de la Naciones Unidas que hace tambalea entre sus principios y mimar los intereses económicos internacionales. No obstante, este conflicto tapón seguirá salpicando no sólo a las relaciones entre el régimen alauí y Europa sino que también a la política internacional, si no se llega a un consenso entre todas las partes implicadas.

De Mistura toma el relevo del alemán Köhler con un panorama muy diferente del que dejó el diplomático alemán. Desde hace casi un año el conflicto bélico entre el Sáhara Occidental y Marruecos ha reavivado después de que el 13 de noviembre del 2020 Marruecos violara el alto al fuego firmado en el año 1991, un nuevo marco de guerra del que apenas se habla en los medios de comunicación.      

Por ello es un alivio para las Naciones Unidas que el De Mistura haya tomado el relevo de las funciones como enviado para el Sáhara Occidental. El pueblo saharaui está expectante ante las próximas decisiones que tomará el nuevo enviado. Y está más que dispuesta a retomar el diálogo si el Derecho Internacional y la MINURSO ejercen sus funciones y sean capaces de guiar el conflicto a un una solución justa, duradera y coherente con la carta magna de la Naciones Unidas

Staffan de Mistura

Asegúrate de exprimir el momento

Por Mayú Sidi

El sol naciente deslumbra y aún sus ojos cerrados.
El viento del viaje le acaricia y yo me pongo celoso.
Mi niña te esperan inmensos y reservados abrazos.
Tu casa y tu gente aguardan tú compañía.

Tiempos que se anhelan cuando estábamos lejos.
Espejismos inalcanzables anclados en la lejanía.
Quien atienta el tiempo que nos desvele sus pasos.
Llegamos mi niña y tu abuelo a tu vera.

¡Ahora me despierto junto a los míos.
Y mis manos desayunan junto a las suyas.
Sólo puedo agradecer a Dios la vida que me ha otorgado.
Por instantes como este no cambiaría nada de mi travesía.

Un suspiro y un descanso y todos desean verte.
¿Cómo no?, si es la respuesta de tanto amor contenido.
Los frutos del coraje.
Un estilo de vida.

No es una habilidad mía el otorgar consejos.
Así que me inspiro en uno de los tuyos:
Asegúrate de exprimir el momento.
Porque el tiempo es fugaz y tu sonrisa es su medicina.

سبحان الله، والحمد لله، ولا إله إلا الله
والله أكبر

A mi sobrina, a mi hermano y a nuestra familia; mi vida.

¡Bienvenido Otoño!

Por Mayú Sidi

Aún siento mis manos cálidas.
A causa de un estío de aprendizaje.
Siento mis alas de vuelo a punto.
Listas para despegar con el otoño.

Quiero escuchar y aprender. Conocer y experimentar porque cuando el alma me susurra y mi conciencia acaricia el silencio me piden exactamente eso.

Tan lejos, y tú a mi lado.
No te veo y sin embargo tú me abrazas.
Yo dudo y tú conoces mis decisiones.
Familia.

Cuida de tu alama porque ella es el reflejo de tu ánimo.

La conciencia es la conjugación del presente más estricta. Es apreciar cada suspiro, cada movimiento, la cura del pensamiento ciego. La conciencia es la guardia del aquí y del ahora, el goce del agradecimiento y de la vida. El resto es una obsesión de la mente que para sobrevivir salta entre el pasado y el fututo según le convenga.

Podría quedarme con los recuerdos oscuros y banales del pasado para aprender de ellos. Pero prefiero quemarlos. Porque un lienzo virgen no se merece menos que grandes aspiraciones y pasiones acentuadas.

¿Dónde termina el horizonte?

Lejos de la muchedumbre, en un lugar desechado por la economía y por la política mundana me conmueve el valor del paisaje. Y bajo un cielo inmenso y un paraje árido tomo un descaso sobre las aguas cristalinas. Entrego mi ego y me entrego yo con él, la obra de Dios se extiende a lo largo de los cielos y la tierra y conmueve nuestros latidos.

Una chispa, tan solo una chispa es la separa lo rudimentario y la sequía de una dieta alimenticia, luz y prosperidad.

¡Feliz otoño amigos/as!

¿Dónde termina el horizonte?

Por Mayú Sidi

Un velero, así lo definen los libros de náutica.
Una barca de paseo para los tripulantes.
Pero fugaz en su criterio, un velero en alta mar.
No observen a lo lejos, sus hogares ya no verán.

De tres composiciones se levanta esta barca.
Querer, ansiar la travesía y la mar.
Confiar, creer en su conjunto y a conjunto.
Partir, porque sobre el ancla no se pescan banquetes.

¡A la deriva! ¡A la deriva! se escuchó.
Mantengan la calma, no se dejen intimidar salió el capitán.
Quieran salvarse, confíen y cooperemos para ello. Hermandad en desventuras.

“Se salvaron en un velero” pinta la prensa.
Un navío corrige en su periódico el capitán.
En el querer está la primera y más importante decisión.
¿Quién sabe?, quizás esta barca descubra algún día la consumación del horizonte.

A mi blog “La magia de la diversidad” que hoy es su tercer aniversario.

We have the peak but we want the sky

By Mayú Sidi

The summer sun shines but every corner is protected by the darkness and the sad imaginations. The blind cycle of thoughts.

My friends told me that yesterday morning there was a strong storm but I did not feel anything because my thoughts’s don’t take up the hands of my heart. A tea for the selfish thoughts please.

However after the big storm nothing is the same. What happened? My dreams were poisoned, my dreams were sleeping. Nonetheless now my smile is happy, something to do even if it is thank the beauty of living, the origin of the life.

A simple push after the storm was enough. I do not know what the future holds for me, but I’am here for to create great things, for me, for you, for the society and for the planet. After all we are what we offer.

All the storms and the virtues are in our thougts but fortunately we can chosse our own perception. Of course, this does not mean that there will be no problems in the future, but we can choose the attitude to overcome these obstacles.

Take my hand my brother/sister and let star. We have the peak but we want the sky.

Aracena, Spain. Photo by Mayú Sidi

Historias de nuestro mundo

Por Mayú Sidi

GHALIA
A la vera del atardecer siempre venía a mi puerta y sin entrar chillaba «tía Ghalia, ¿tienes la comida del ganado lista? Y cuando regresaba del viaje dejaba el bol del pasto vacío en la puerta sin avisarme e iba corriendo a jugar al beisbol en el llano del vecindario. Cuando caía el sol, antes del rezo del anochecer, volvía el pequeño acompañado de sus amigos y sin entrar en casa chillaba… «tía Ghalia, tía Gahalia, ¿tienes agua?» mis ojos se emocionaban al escuchar aquella petición y la gratitud de aquellos mozuelos saciaban mi hogar. Tan solo Dios puede otorgar tal bendición a un alma anciana que sus  manos son huérfanas de familia.

BERNARD
Cuando Bernard recogía los últimos montículos de algodón de la jornada para trasladarlos a la gran granja, reflexionaba en absoluto silencio… serán abrigos para los inviernos de los pupilos. Será una manta de regalo que el cariño envolverá de eternidad y será seda para los sueños mas profundos. Y una sonrisa se dibujaba en su rostro agotado.-Esta tierra ha servido un sin fin de abundancia, cuidar y servir al mundo es seguir su ejemplo-. Era en los últimos ecos del atardecer cuando Bernard se sumergía en una extraña melancolía, que ensalzaba a una energía natural suprema de la cual se sentía parte. Quizás la intensidad de la luz del medio día sea más ciega que la luz de la noche.

MIA
Mia nunca miraba atrás, ella era la valentía personificada y el coraje naciente. No temía a las consecuencias de sus actos porque cada paso que avanzaba era fruto de decisión y propulsado por la confianza. Sin embargo su historia no siempre se escribió con esta intensa tinta. Hubo un tiempo en el cual el ajetreo de la sociedad empequeñecía los ojos de Mia y las grandes muchedumbres intimidaban la presencia de la joven. Hubo un tiempo en el que el fracaso, (el bautizado por la sociedad) amenazaba con alcanzar los talones de Mia que procesaba todo demasiado lento, parecía que no avanzaba. El bucle sin fin de sus tormentos la retenía presa porque al parecer su pila a penas había comenzaban a trabajar. Sin embargo todo cambió cuando la joven a imploró el mundo de los hábitos y los comenzó a incorporar en su vida del día a día… somos lo que pensamos. Pronto Mia dejó de comprometerse por satisfacer la necesidad de otros y dosificando sus fieles promesas encontró los ocultos senderos que la guiaban a sus propias metas. Mia siempre lo decía, «si mi cuerpo es el que me mantiene, mis hábitos me dan la vida».

LANJARO
Suyuri contaba con 72 años recién cumplidos y era bisabuela por partida doble. Sin embargo aún seguía cuidando de su tío Lanjaro, que la vejez le había otorgado un reencuentro prolongado. A la hora del sol naciente todos los niños querían besar la cabeza de Lanjaro antes del desayuno colectivo y al anochece se sentaban junto a él para que les contase las antiguas historias del poblado. Los jóvenes fieles al culto acudían a él para escuchar sus consejos y como mantener el alma en su mayor plenitud. Todos los vecinos querían al anciano erudito y se acercaban a él para nutrirse de su amor y sencillez al igual que una manada busca recomponerse junto a una fuente de agua. Tan solo durante las noches Lanjaro podía disfrutar de su soledad y escuchar el poder del silencio que tantos años le había costado conquistar. Sin embargo una de las primeras noches de verano escuchó tras su espalda los pasos de Millru, la mas pequeña de la casa. Con voz tímida y triste la pequeña dijo, «abuelo los primos se repartieron mi chocolatina». El abuelo le abrió sus brazos y las lagrimas de la pequeña rompieron en silencio bajo el hombro del anciano quien acarició su pelo y susurrando le dijo: «hijita mía, si todos los merenderos del río están ocupados no significa que no puedas bañarte o comer en él, el río es muy largo». Sacó dos chocolatinas de su bolsillo y las puso en la mano de la pequeña antes de quedara dormida.

Ghalia, Campamentos de Refugiados Saharauis Tindouf

La Osa Mayor y la Osa Menor

La Osa Mayor, así la conocían los habitantes que levantaron Djémilla

Historias bajo las estrellas del desierto

Cae la luna creciente, Venus desnuda el firmamento.
Lluvia de estrellas, se dilatan los lunares.
Cometas fugaces, miel en los labios de los mortales.
Se agita el universo, ¡abuelo! ¿cuál es esa?
Inquieta pregunta Leila.

Siete son aquellos destellos, ¿los ves hijita mía?
Aquella constelación fue una niña tan hermosa como tú.
Se llamaba Calisto y era el esplendor de su cortejo.
O en los bosques o en la cacería, en otros parajes no la encontrarías.

Templada la juventud, Calisto soledad e intimidad perseguía.
Mientras, en los cielos, Zeus observaba cada movimiento de la ninfa.
No se resistía, no se resistía.
Y los rayos del amanecer se fundieron con el llanto de una dulce criatura.
Arcas, así lo llamarían.

El astuto Zeus ocultó el suceso a su esposa Hera.
Y ordenó a Maya la crianza del pequeño.
Calisto encubrió el secreto al cortejo y a su encomendada Artemisa.
Pero la agonía y el silencio roían el arco de la cazadora.

Desvelado el sigiloso misterio, el caos prendió en aquel reino.
Artemisa desterró a la ninfa del virgen cortejo.
Y celosa e indignada Hera transformó a la montera en presa.
La metamorfosis más amarga, de ninfa arquera a osa de caza.

La osa amainaba los bosques porque conocía los secretos de sus trampas.
Pero un día avivada por el amor materno reconoció a su hijo.
Arcas, que flechas portaba, en guardia se dispuso ante la carrera de la osa.
Sin embargo, y extraño en el joven, por unos segundos quedó perplejo, congelado.
Vínculos de amor infranqueables.

Antes de que el desastre sucediera, Zeus evitó la expiración de su fugaz romance.
Convirtió a la osa en una constelación del firmamento, la Osa Mayor.
Y como remedio de su soledad, transformó a Arcos en otro astro, la Osa Menor.
Idénticos, eterno y unidos, ¿los ves?

Hija, nunca abandones a tu madre, porque ella es la persona que más te ama en esta vida. Y recuerda que todos los niños y niñas tenéis una estrella que brilla sin cesar, porque sois luz para este mundo. Y la Osa Menor también tiene esa luz, que es la Estella Polar, allí está, ¿la ves? Pero eso ya es otra historia… buenas noches mi Laila.

Night sky with the constellation of Ursa Major and Ursa Minor and the North Star

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar