La Osa Mayor y la Osa Menor

La Osa Mayor, así la conocían los habitantes que levantaron Djémilla

Historias bajo las estrellas del desierto

Cae la luna creciente, Venus desnuda el firmamento.
Lluvia de estrellas, se dilatan los lunares.
Cometas fugaces, miel en los labios de los mortales.
Se agita el universo, ¡abuelo! ¿cuál es esa?
Inquieta pregunta Leila.

Siete son aquellos destellos, ¿los ves hijita mía?
Aquella constelación fue una niña tan hermosa como tú.
Se llamaba Calisto y era el esplendor de su cortejo.
O en los bosques o en la cacería, en otros parajes no la encontrarías.

Templada la juventud, Calisto soledad e intimidad perseguía.
Mientras, en los cielos, Zeus observaba cada movimiento de la ninfa.
No se resistía, no se resistía.
Y los rayos del amanecer se fundieron con el llanto de una dulce criatura.
Arcas, así lo llamarían.

El astuto Zeus ocultó el suceso a su esposa Hera.
Y ordenó a Maya la crianza del pequeño.
Calisto encubrió el secreto al cortejo y a su encomendada Artemisa.
Pero la agonía y el silencio roían el arco de la cazadora.

Desvelado el sigiloso misterio, el caos prendió en aquel reino.
Artemisa desterró a la ninfa del virgen cortejo.
Y celosa e indignada Hera transformó a la montera en presa.
La metamorfosis más amarga, de ninfa arquera a osa de caza.

La osa amainaba los bosques porque conocía los secretos de sus trampas.
Pero un día avivada por el amor materno reconoció a su hijo.
Arcas, que flechas portaba, en guardia se dispuso ante la carrera de la osa.
Sin embargo, y extraño en el joven, por unos segundos quedó perplejo, congelado.
Vínculos de amor infranqueables.

Antes de que el desastre sucediera, Zeus evitó la expiración de su fugaz romance.
Convirtió a la osa en una constelación del firmamento, la Osa Mayor.
Y como remedio de su soledad, transformó a Arcos en otro astro, la Osa Menor.
Idénticos, eterno y unidos, ¿los ves?

Hija, nunca abandones a tu madre, porque ella es la persona que más te ama en esta vida. Y recuerda que todos los niños y niñas tenéis una estrella que brilla sin cesar, porque sois luz para este mundo. Y la Osa Menor también tiene esa luz, que es la Estella Polar, allí está, ¿la ves? Pero eso ya es otra historia… buenas noches mi Laila.

Night sky with the constellation of Ursa Major and Ursa Minor and the North Star

Publicado por lamagiadeladiversidad

Anécdotas de u mundo sin fronteras.

Un comentario en “La Osa Mayor y la Osa Menor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: