Un gladiador

Las luces de la madrugada se desvelan a un suspiro antes del infarto. Respira el alba el aire de una filosofía calmada. ¿Cuanto cuesta el silencio? Un destello morado del arcoíris brinda una nueva esperanza, ya no se piensa, se vive ¿donde encontrar aquella calma? Cuando el corazón besa el alma. Ojalá así toda la vida.

Llega la nueva mañana, día ansiado en el pasado. Y aunque no todo es cómo se pintaba, tampoco es una decepción absoluta… aún queda la esperanza en el mañana, que allí quedó anclada. Espejismos del rebaño. Superficialista y obediente. ¿Enfurecerse por no poder seguirlo? Dolencia random aún no estudiada.

Es el ser sus propias cadenas y su castigo. La cura de la eterna incógnita, hacer lo que se ama. Abrir un nuevo libro que motive a vuelos exóticos, abrir camino a diferentes experiencias… Vivir es refrescar la mente del bucle que nos mata. Vivir es arrodillarse ante la magia de la diversidad de la vida.

No tengo… No publico… Pública, no pienses! El pensamiento incongruente es egoísta y ciego. Un gladiador no le mueven las aclamaciones del público sino la convicción por su pasión. Mucho antes de entrar en el anfiteatro, el caballero sabe que arrasará con todo aquello que se encuentre en la pista. Y no lo hará por el precio del premio, ni mucho menos por los aplausos del gentío. Si no por dejar su huella en la historia, cumplir la promesa irrefutable que tenia consigo mismo.

Mayú Sidi

Publicado por lamagiadeladiversidad

Anécdotas de u mundo sin fronteras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: