Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

La Semana de Sevilla

Por: Mayú Sidi

Olores de incienso y palio.
Los nervios florecen, la pasión en primavera.
Acaricia Triana las velas, las recibe Sevilla adornada y presumida.
Antes de salir al paso, una pringá en el Postigo. ¡Un descanso chiquillo!
¡Son las cuatro, se abren las puertas de la gloria!

Santa Ana catedral de Triana, cuna de las hermandades gitanas.
La Giralda inquieta, observa quien se acerca por San Pablo.
Privilegiada la Campana, en primera fila no aparta su mirada.
¡Que ya entramos en carrera, ya no puedes estar abuela!

De día esconde Santa Cruz sus mil secretos, de noche no parece judería.
La Cartuja y San Bernardo se derriten por la Madrugá que se desvela.
Plaza Nueva y la Catedral, ya se ven, se incorpora el Giraldillo.
¡Pequeña, ya no me quedan estampitas, pero toma la de mi penitencia!

No olvido mi Sevilla, ni su pasión ni su alegría.
Musulmana, cristiana o judía, Híspalis una promesa custodiaba:
Cuidar a quien la serviría, por eso jamás se casaría.
Aquel que lo negaría, de su palabra yo no me fiaba.

Al Cachorro y a Las Aguas de los míos.
A La Veracruz de la Puebla de los Infantes de mi compadre.
Y a todos quienes ellos tienen en mente en la Semana de Sevilla.

Publicado por lamagiadeladiversidad

Anécdotas de u mundo sin fronteras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: